1

LA TRANSEXUALIDAD NO ES TRASTORNO NI ENFERMEDAD, LA TRANSFOBIA SI.POR TODOS NUESTROS DERECHOS Y DIGNIDAD,Y POR LOS DE TODO EL COLECTIVO LGTB.

martes, 14 de agosto de 2007

Noticias-3.Transfobia en Malasia

2007-08-08
Amnistía Internacional teme por la seguridad de una mujer transexual en Malasia


Una mujer transexual fue brutalmente golpeada por funcionarios fanáticos religiosos en una estación de autobús al suroeste de Malaisia la noche del 30 de julio. Ella como otras personas transexuales pueden correr peligro de sufrir nuevos abusos, señala Amnistía Internacional.

Infomapa GoogleMapsAyu fue brutalmente golpeada por fanáticos religiosos que la detuvieron mientras hablaba con unos amigos en una estación de autobús de Old Melaka, en Kota Melaka, estado de Melaka (Malacca), al suroeste de Malasia, aproximadamente a las 11.30 de la noche del 30 de julio. Tanto Ayu como otras personas transexuales pueden correr peligro de sufrir nuevos abusos, señala Amnistía Internacional.Según los informes, Ayu fue abordada por tres agentes del Departamentos de Asuntos Religiosos Islámicos de Melaka (Jabatan Agama Islam Melaka, JAIM), órgano del gobierno local encargado de vigilar el cumplimiento de las normas sociales basadas en la ley islámica. Durante la detención, los agentes, que iban sin uniformar, dieron a Ayu patadas y puñetazos y, según los informes, uno de ellos le propinó una fuerte patada en los genitales. Los hombres no se identificaron como agentes del Departamento de Asuntos Religiosos Islámicos hasta que unos transeúntes intervinieron para intentar evitar la agresión.Cuando Ayu se quejó de fuertes dolores, la llevaron a la oficina local del Departamento, donde estuvo un breve tiempo, y luego la trasladaron al Hospital General de Melaka. El 31 de julio, Ayu tuvo que ser operada de una hernia abdominal que ya padecía y que se había agravado por la agresión.El Departamento de Asuntos Religiosos Islámicos ordenó a las autoridades del hospital que informara de los nombres de otras personas transexuales que acudieron a visitar a Ayu. No está claro si lo hicieron, pero Amnistía Internacional teme que otras personas transexuales de Melaka, y de Malaisia en general, puedan sufrir abusos imilares.Según informan los medios de comunicación, un alto cargo del Departamento de Asuntos Religiosos Islámicos aclaró que motivo de la detención de Ayu era que había cometido el «delito» de «vestir como mujer siendo un hombre en un lugar público», punible con una multa de 1.000 ringgits (unos 288 dólares estadounidenses), prisión de seis meses o ambas cosas, según el apartado 72 de la Ley de Delitos contra la Ley Islámica. Sin embargo, una persona trabajadora social de la organización no gubernamental malaisia Pink Triangle afirmó que los agentes habían violado los procedimientos al no haber llevado a Ayu a una comisaría tras detenerla.Ayu recibió el alta en el hospital el 2 de agosto. Al parecer, los agentes del Departamento de Asuntos Religiosos Islámicos no han presentado aún cargos contra ella, y han concedido dejarla en libertad por «compasión» con la garantía de una persona amiga. Sin embargo, según los informes los agentes advirtieron a Ayu que si no comparecía ante el tribunal cuando fuera acusada, su amigo sería multado con 1.000 ringgits (unos 288 dólares estadounidenses). Según los informes, en respuesta a las preguntas de los medios de comunicación, un agente del Departamento negó las denuncias de agresión y afirmó que Ayu había sido enviada al hospital «porque estaba enferma».Según Amnistía Internacional (AI), están aumentando los abusos contra personas transexuales en Malaisia a manos tanto de la policía como de la llamada «policía religiosa», como los agentes del Departamento de Asuntos Religiosos Islámicos. Hay temores de que estas acciones puedan estar creando un clima de vigilancia entre grupos de la comunidad y en la sociedad en general contra personas cuya sexualidad o identidad de género se considera desviada de la "norma".En abril de 2007 hubo informes según los cuales las autoridades del estado de Terengganu planeaban abrir un «centro de rehabilitación» para personas transexuales debido al temor de que los hombres estuvieran «afeminándose» y a que muchas personas transexuales estaban «volviendo a sus viejos hábitos» incluso tras pasar algún tiempo en la cárcel.Si bien el alcance y el objetivo de sus operaciones puede ser distinto según el lugar del país, la «policía religiosa» puede imponer sanciones a cualquier persona que se considere que está realizando «conductas indecentes», como transexuales, parejas que se besan en público (del mismo o de distinto sexo), mujeres musulmanas vestidas de forma inadecuada o inclusive jóvenes vestidos estilo punk.

No hay comentarios:

Entrevista a Mar cambrolle, presidenta de asocianción transexuales Andalucia (ATA)

Google